top of page
Buscar

4 Pequeñas Formas de Practicar Yoga Fuera de la Esterilla

Yoga dentro y fuera de la esterilla. Eso es a lo que todos deberíamos aspirar. ¿Pero qué significa esto? Practicar yoga dentro y fuera de la esterilla, significa que muchas de las lecciones de vida y de autodescubrimiento que ocurren en la esterilla, pueden ser aplicadas a tu día a día. A continuación te presentamos 4 pequeños pasos que puedes dar para incluir el yoga en tu vida diaria fuera de la esterilla.



1. Sé consciente de tu respiración.


Tal vez tienes un trabajo de 9 a 5 o tal vez tus días suelen ser sumamente ocupados. Pero si pudieras ser consciente de tu respiración durante unos minutos al día, esto te permitiría estar presente y volver a centrar tu atención en lo que realmente importa. La respiración es la única cosa que hacemos TODO el tiempo. Literalmente. Desde que nacemos hasta el día en el que morimos. Por eso es muy importante aprender a respirar correctamente y a hacerlo de forma más lenta y profunda. "La calidad de tu respiración es la calidad de tu vida" Gurmukh Kaur Khalsa.


2. Escucha a tu cuerpo + ten autocompasión.


Algunos días tu práctica de asanas de yoga puede fluir maravillosamente, todas las posiciones de equilibrio pueden estar en su punto justo e incluso puede que finalmente consigas la parada de manos. Pero otros días, tu cuerpo puede estar más tenso, o no fluir tanto, o puedes caer del guerrero III o tu bakasana no te resulta tan fácil. Y eso está bien. Lo mismo pasa fuera de la esterilla, algunos días puedes estar súper concentrado y productivo y otros días no tanto. Aprende a escuchar a tu cuerpo, a ser compasivo contigo mismo, a saber hacer una pausa para recargarte. Cada día es diferente, y eso ocurre dentro y fuera de la esterilla.


3. No te compares con los demás.


Esto ocurre, y mucho. Aunque no queramos que ocurra, muchas veces solemos caer en comparaciones. Incluso de forma muy sutil. El yoga no compara ni juzga. Es para todos y para cualquiera. No es restrictivo ni exclusivo. Así que nunca sabes desde cuándo lo practica la gente ni cuál es su motivación. Céntrate en ti mismo, en tu propio camino. "Practica y todo llegará" Sri K. Pattabhi Jois.


4. Sé amable contigo mismo y con los demás.


Sé amable con tu cuerpo y tu mente, es importante saber dónde están nuestros límites, cuándo está bien ir más allá y cuándo necesitamos parar. Aprender a soltar el ego es un proceso que dura toda la vida. Una buena forma de soltar el ego es intentar dejar de lado las expectativas de cómo debería ser algo, cómo se ve o cómo se siente, y simplemente aceptar lo que recibes tal como es, por lo que es.



Estas son algunas de las formas en las que puedes llevar tu práctica de yoga fuera de la esterilla. Recuerda ser paciente contigo mismo, todos hacemos lo mejor que podemos.

¿Qué más te llevas de tu práctica? Déjanos tu comentario a continuación.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page